Infomed Guantánamo
Inicio » Noticia »

Ailín: innovar, compromiso social

Cerca de un año estuvo rota la cabina de flujo laminar en el laboratorio provincial de Higiene y Epidemiología, de la ciudad de Guantánamo. Irregularidades en el voltaje dañaron la fuente del equipo, único de su tipo en el territorio, e imprescindible para garantizar la esterilidad de las muestras que se estudian en esa institución y evitar que quienes la manipulan se contaminen.

Devolver la funcionalidad del obsoleto equipamiento fue de los propósitos de la licenciada en Electromedicina, Ailín Rodríguez Claro, destacada innovadora, quien ha logrado con su ingenio recuperar importantes equipos médicos en la provincia.

Explica que la cabina en cuestión era demasiado obsoleta, por esa razón no se había previsto en el plan de compras territorial adquirir piezas de repuesto. La única opción viable era reparar las partes dañadas.

“Luego de jornadas de estudio, mediciones y cálculos, mi compañero Yuniesky Mustelier Rivera y yo decidimos sustituir varios componentes electrónicos que permitieron restablecer el servicio y mejorar las condiciones de los laboratoristas. Además, agregamos una lámpara led para mayor iluminación dentro del área de trabajo. Desde que empezó a funcionar el equipo se han atendido más de cuatro mil casos”, dice con satisfacción.

Precisa que la inventiva fue presentada en la III Jornada Nacional de Electromedicina, realizada en Las Tunas, del 18 al 21 de mayo, y tiene grandes posibilidades de ser generalizada en el país, pues se logró con un mínimo de recursos.

Esa ha sido la premisa de Aillín como innovadora, quien desde que inició en el Centro provincial de Electromedicina, hace 14 años, ha contribuido sustancialmente al ahorro de miles de pesos a la provincia y al país. En gratificación por su creatividad le fue otorgada la Condición 8 de Octubre, máximo reconocimiento que otorga la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores.

Entre sus aportes resaltan la recuperación de la máquina de refrigeración del Banco de leche del Hospital General Docente Doctor Agostinho Neto, de la ciudad del Guaso; igualmente, adaptaciones de una tarjeta madre (motherboard) del procesador de tejidos del hospital Octavio Concepción y de la Pedraja, en Baracoa, y la fabricación de piezas para la bloqueadora de lentes del Taller de Tallado Óptico. Las dos últimas innovaciones fueron generalizadas en las provincias de Santiago de Cuba, La Habana, Holguín y Las Tunas.

“Un equipo médico roto es un servicio de salud que se deja de prestar, de ahí nace la fuerza de voluntad y el empeño de los electromédicos para devolverle la vitalidad y mejorar la tecnología disponible. En medio del déficit de piezas de repuesto buscamos alternativas, sustentadas en el análisis, las mediciones, estudios de factibilidad; incluimos, asimismo, trabajo de soldadura y tornería para resolver los problemas que puedan surgir”, precisa Rodríguez Claro.

Ailín asegura que asume cualquier tarea, porque un profesional de la Electromedicina debe ser capaz de resolver la mayoría de las dificultades que se presenten con la tecnología en el sector de la Salud, además de realizar el asesoramiento técnico, la instalación de piezas de repuesto.

“Somos héroes anónimos que reanimamos viejos equipos o corregimos cualquier desperfecto en las máquinas para que vuelvan a ser útiles a la sociedad y al hombre”, concluye.

Fuente: Periódico Digtal Venceremos

Deja un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

© 2008 - 2023 Infomed Guantánamo - Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas