Infomed Guantánamo
Inicio » Noticia »

Homenaje a José Martí en la Universidad de Ciencias Médicas de Guantánamo

Cuadros, trabajadores y estudiantes de la Universidad de Ciencias Médicas de Guantánamo homenajearon al Héroe Nacional cubano José Martí, al cumplirse este 19 de mayo el aniversario 127 de su caída en combate en Dos Ríos.  

Durante un matutino especial por la efeméride, celebrado en el Aula Magna de la Casa de Altos Estudios, el Licenciado Yosvani Gaínza Lores, secretario del Comité del Partido en la Casa de Altos Estudios, expresó que “ese día sobrevino una de las adversidades más costosas de la Guerra Necesaria impulsada por el Apóstol.

“El azar nos privó del más extraordinario conductor, el más genial de los hombres y el más universal de los cubanos. Pero la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida.

“Si hoy vamos a hablar del más elevado ejemplo de amor a la Patria y a la Humanidad, o mencionar a un paradigma del altruismo, inteligencia, tesón y dignidad a flor de labios, desde el corazón brota el nombre de de José Martí, porque hay hombres que aun después de muertos, dan luz de aurora”, señaló el dirigente político.

La ceremonia incluyó, entre los momentos culturales, la interpretación de la canción Homenaje a Martí, del fallecido cantautor Polo Montañez,  la cual estuvo a cargo del estudiante y artista aficionado Yosvani Rodríguez Grandales.

Murió de cara al sol, como predijo en sus versos

Unos días antes del 19 de mayo de 1895 el coronel español Ximénez de Sandoval, quien se encontraba en la plaza de Palma Soriano, conoció sobre los desembarcos de Máximo Gómez, José Martí, Antonio y José Maceo, y organizó las operaciones para hacerles frente con una fuerte columna de caballería, infantería y prácticos cubanos.

Preparó una emboscada en la localidad oriental de Dos Ríos, con su flanco izquierdo protegido por el río Contramaestre, por el derecho había un bosque espeso y al frente, por donde único podían avanzar las tropas mambisas, se encontraba una cerca de alambres que limitaba la carga al machete.

El jefe militar español igualmente valoró que tenía garantizada la retirada hacia Remanganaguas, población ocupada por las tropas colonialistas.

En Dos Ríos, el 19 de mayo de 1895, el Generalísimo Máximo Gómez se aprestó a enfrentar a la columna española que creyó estaba descansando en la zona y según anécdotas de la época le dijo a Martí: “Retírese hacia atrás que este no es su puesto”.

No cumplió el Apóstol de la independencia la indicación de Gómez, quizás espoleado en su amor propio, y se aprestó a abandonar el campamento y participar en el combate. Salió hacia la línea de fuego, sobre su caballo Baconao, junto al joven Miguel Ángel de la Guardia Bello.

Aunque Martí no había combatido dominaba los principios del arte militar y de la política asociada a los conflictos, para lo cual estudió las guerras napoleónicas, la de secesión de EE.UU., y otros importantes conflictos del siglo XIX, y por supuesto detenidamente la de los Diez Años y las causas de su fracaso y el de otros intentos posteriores.

Él la consideraba un procedimiento político, como escribió en su artículo Nuestras Ideas en el periódico Patria el 14 de marzo de 1892, con lo que compartía la doctrina más avanzada de la época sobre la lucha armada desarrollada por el teórico prusiano Carl von Clausewitz, quien definió que “la guerra es la continuación de la política por otros medios”.

El Delegado del Partido Revolucionario Cubano llevó a la práctica en Cuba ese principio raigal y para preparar la Guerra Necesaria fundó en 1892 el Partido, desde el cual se multiplicó en decenas de representaciones o clubes, en América Latina, Estados Unidos y Europa que servían para el trabajo político, pero también para realizar acciones conspirativas y adquisición de recursos.

Con tales convicciones volvió a la Patria y aquel 19 de mayo se aprestó a participar en el combate contra la columna española. Al llegar a la cima de un barranco se situó frente a la infantería peninsular que lo abatió con dos disparos mortales en el pecho y la región del cuello y la mandíbula.

La luz del Sol brilló por última vez en la frente del Apóstol.

Consternado por la muerte de Martí, el Generalísimo le dijo en una carta a Tomás Estrada Palma: “Cuando me pude apercibir de su caída, lo más que podía hacer lo hice, lanzarme solo a ver si recogía su cadáver. No me fue posible, y puedo asegurar a Ud. que jamás me he visto en tanto peligro. La noticia de fuente española de que yo estaba herido, no dejaba de tener su fundamento”.

El Héroe Nacional cubano poco antes de su caída en combate había escrito lo que se considera su testamento político, en el cual hizo notar la necesidad de “impedir que en Cuba se abra, por la anexión de los imperialistas de allá y los españoles, el camino, que se ha de cegar, y con nuestra sangre estamos cegando, de la anexión de los pueblos de nuestra América al Norte revuelto y brutal que los desprecia” (…) Viví en el monstruo, y le conozco las entrañas;— y mi honda es la de David”.

En carta a su amigo mexicano Manuel Mercado le manifestó: “(…) ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber —puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo— de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América.

“Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso. En silencio ha tenido que ser, y como indirectamente, porque hay cosas que para lograrse han de andar ocultas, y de proclamarse en lo que son, levantarían dificultades demasiado recias para alcanzar sobre ellas el fin”.

En estos tiempos, cuando mediante campañas mediáticas enemigas en las redes sociales se justifica en algunos el irrespeto a Martí y los símbolos patrios, al tiempo que se ataca al proyecto social cubano, el legado del Apóstol resulta un fuerte asidero para enfrentar tales patrañas.

Grupo de Comunicación Institucional

 

Deja un comentario

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social. Recomendamos brevedad en sus planteamientos.

© 2008 - 2023 Infomed Guantánamo - Centro Provincial de Información de Ciencias Médicas